Saltear al contenido principal

¿Photoshop o Gimp?

Antes de nada, hemos de decir que no seremos nosotros los que tomemos parte por un programa u otro con criterios establecidos sólo a partir de determinadas filias, fobias o afinidades varias. Lo que intentaremos siempre (consiguiéndolo o no) es sugerir a partir del análisis imparcial de los programas, cuáles nos parecen más útiles según los criterios que hemos fijado. En muchos casos, es cierto que la pelea suele ser entre software libre y software privativo, y ahí una gran ventaja del lado de lo libre es su bajo precio en contraposición con el muchas veces abusivo de algunos programas privativos. Hoy vamos a prestar nuestra atención a una pregunta que cada vez tiene más sentido en el mundo del diseño gráfico: ¿Qué usar, Photoshop o The Gimp?

Si preguntamos por la calle sobre programas para dibujar, para diseñar carteles, portadas y retoque fotográfico, un altísimo porcentaje nos nombrará Photoshop, aunque pocos lo habrán abierto alguna vez.

Si nos vamos a un ámbito más universitario o incluso profesional, muchos se confesarán usuarios habituales de Photoshop (la mayoría sin pagar la licencia), y un buen número habrá oído hablar de The Gimp e incluso lo habrá usado.

La primera conclusión sería que si merece la pena “piratear” Photoshop, incluso para empresas que se podrían estar jugando una multa por usar software sin licencia, es porque el programa (y la suite de Adobe en general) es bueno, y permite realizar trabajos con un acabado muy profesional. Otra conclusión podría ser que independientemente de la calidad de The Gimp, aún no es tan conocido, por lo que su uso es más reducido.

¿Y si a muchos de ellos les diéramos la seguridad de que con The Gimp podrían hacer lo mismo que hasta ahora, pero sin tener que pagar nada, de forma totalmente legal, y además consumiendo menos recursos de su ordenador? Pues muchos se cambiarían a The Gimp, claro.

imagen de adobe photoshopimagen de The Gimp

La disyuntiva entonces sería entre pagar mucho por un programa de 10, del que no llegarán a usar nunca ni 2/3 de sus posibilidades, y que les consumirá mucha memoria y disco duro, o no pagar nada, por un programa cercano cada vez más al sobresaliente, que es mucho más ligero, y con el que podrán hacer todo lo que ahora hacen pagando… La respuesta sería fácil. Evidentemente excluimos a cierto número de profesionales que necesitan ese plus en el que todavía Photoshop es superior, para ellos evidentemente lo mejor es pagar… Como añadido para los que argumentarían que el cambio supondría un difícil proceso de aprendizaje y adaptación al nuevo programa, hemos de decir que la interfaz de ambos es muy similar, y que probablemente verían la misma diferencia en el diseño o ubicación de los botones y menús entre una versión de Photoshop y la siguiente, que en el paso a Gimp.

Nuestra recomendación, por tanto, es que para usuarios principiantes o medios, lo mejor es usar The Gimp, por ser gratuito, por consumir menos recursos del ordenador, por ser más sencillo y con menos opciones en los menús (que jamás usaremos), además, no olvidemos que tiene el respaldo de una gran comunidad de usuarios y programadores del Software libre trabajando en él. Para usuarios profesionales, nuestra opinión es que al ser avanzados, tienen total capacidad de decisión, por lo que dejaremos su duda entre más funcionalidades a alto precio, o un poco de menos funcionalidad (aunque los grandes usuarios de Gimp dicen que al final todo se puede hacer con él) sin pagar licencia. De todas formas, gracias a los plugins se puede añadir mucha funcionalidad a The Gimp, por lo que prácticamente es cierto que con él podremos hacer todo, aunque es verdad que habría que perder un poco de tiempo evaluando qué plugins para Gimp vamos a instalar.

En todo caso, como ya hemos dicho, si un software que cuesta dinero nos da la funcionalidad que queremos, de forma más sencilla que otro gratuito, y una vez vistos los pros y contras decidimos comprarlo, por supuesto: ¡adelante!

Volver arriba