Saltear al contenido principal

Comenzando a usar WordPress

Como prometimos en nuestra anterior entrada “¿Por qué usar WordPress?“, vamos a comentar un poco nuestra experiencia en el uso de WordPress para la creación de nuestro sitio web corporativo. En nuestro caso, el hosting de pago que tenemos contratado da la posibilidad de instalar WordPress mediante scripts automáticos, por lo que este proceso resultó sencillo.

Una vez instalado, el siguiente paso es la búsqueda de un tema (plantilla) que se ajuste a lo que buscamos. En este punto hemos de tener la suficiente paciencia, ya que no es buena idea estar cambiando cada mes el aspecto de nuestra web, por lo que nuestra elección deberá ser lo suficientemente satisfactoria como para mantenerla un mínimo de 6 meses (en el caso de empresas, la imagen corporativa y por supuesto el diseño del sitio web son aspectos muy importantes que no se deben cambiar tan a la ligera).

En internet existen miles de páginas con temas gratuitos para descargar y probar, así que una buena decisión antes de buscar algún tema de pago es revisar los gratuitos para ver si cumplen nuestros requisitos. Si a pesar de todo no hemos encontrado exactamente lo que buscamos, podemos plantearnos la posibilidad de comprarlo entre los miles que ofrecen diversas empresas y diseñadores, a precios que pueden rondar entre 30 y 100 euros aproximadamente. Nuestra recomendación es no pagar por lo que no vamos a necesitar, por lo que si sólo vamos buscando un tema y lo encontramos, no deberíamos pagar por paquetes que contengan varios y que nos encarecerán el precio. Un punto importante es que el soporte que dé la empresa creadora del tema sea bueno, porque una vez adquirido e instalado podemos necesitar ayuda para resolver cualquier problema que surja. Para saberlo, una buena idea es investigar un poco sobre la compañía en foros, en su propia página, en comentarios de facebook, etc., de forma que evitemos quebraderos de cabeza futuros. Uno de los problemas que puede darse es la desaparición repentina del soporte debido a “largas vacaciones” de los diseñadores, que a veces dejan a miles de usuarios literalmente colgados. En este sentido es conveniente analizar un poco la solidez de los que están detrás del producto que vamos a comprar.

Una vez realizada la instalación del tema, probablemente queramos cambiar tipos de letra, colores, botones, barras laterales, etc. Algunos temas llevan consigo un pequeño entorno de menús que se incorpora al panel de control de nuestro WordPress, y que da la posibilidad de hacer casi todas estas modificaciones sin tener que acceder al código, pero en muchos casos vamos a tener que cambiar parámetros en los ficheros css o php de nuestra instalación, por lo que nos vendría bien tener ciertos conocimientos mínimos en estas dos tecnologías (a los usuarios principiantes les puede resultar útil nuestro tutorial de Introducción a HTML y CSS). Herramientas como el plugin de Firefox Firebug nos pueden ayudar con la tarea de localizar exactamente la línea de código que buscamos, y en todo caso siempre podemos preguntar a los que nos dan soporte. Otra recomendación que queremos hacer es realizar siempre copia de seguridad de nuestra instalación y de cada fichero que vayamos a modificar; además recomendamos también realizar algún tipo de control de versiones, que podemos tener con herramientas como GIT o Dropbox, por ejemplo.

Página de Inicio de la web de Digital Learning

Cuando ya tengamos un diseño acorde a nuestra planificación, llegará el momento de extender un poco la funcionalidad de nuestro WordPress mediante la instalación de plugins (extensiones). Recomendamos buscar siempre en el directorio de plugins de WordPress, y fiarnos de las valoraciones dadas por los usuarios a cada plugin. Aquí dependerá de lo que necesitemos, pero las posibilidades son casi infinitas: añadir encuestas, test, formularios de contacto, mapas de google, vídeos, ayuda para redirecciones, mejora del posicionamiento web, integración con redes sociales, inserción de AdSense, etc. Será cuestión de ir probándolos hasta dar con los que se ajustan más a nuestras necesidades. Habitualmente basta con entrar en el apartado “Plugins” del panel de control de nuestro WordPress, buscar el que queremos y pinchar en “Instalar” para poder comenzar a usarlo. Como detalle a tener en cuenta hemos de decir que mientras más plugins tengamos instalados, más lenta irá nuestra página, por lo que sólo debemos tener instalados y activados los que realmente necesitemos.

Ahora nos queda la tarea más importante que es la de llenar de contenido nuestro sitio web, creando nuevas páginas y por supuesto entradas para el blog, siempre pensando en nuestros usuarios actuales y futuros, intentando aportar contenido atractivo, interesante, útil y a ser posible original (aunque esto sea cada vez más complicado). En nuestro caso ya teníamos una instalación previa de WordPress, por lo que tuvimos que realizar una migración de las páginas y entradas del blog a partir de una exportación de nuestra anterior instalación de WordPress (desde el panel de control se puede realizar la exportación de forma sencilla). La verdad es que no nos dio demasiados problemas salvo unos pequeños cambios en el formato de algún post que habían surgido. En todo caso, la exportación no es una tarea que deba llevar más de un día.

En un futuro post hablaremos sobre algunos detalles más a tener en cuenta para evitar problemas como los enlaces rotos, mejorar el posicionamiento web, la visibilidad de nuestras páginas, la accesibilidad; y daremos algunos consejos y recomendaciones que hemos obtenido de nuestra propia experiencia en la instalación y uso de WordPress.

Credits: http://www.sxc.hu/photo/427448 (Image)

Volver arriba