Saltear al contenido principal

¿Merece la pena tener un sitio web personal?

O para acotarlo mejor: ¿tiene sentido para alguien no técnico, con poca o ninguna experiencia profesional, plantearse la creación de un sitio web personal? Nosotros lo aconsejamos, pero no es una pregunta retórica. Todos somos conscientes del avance de las redes y webs sociales, que cada vez están acaparando más terreno y cambiando las reglas del juego en Internet, de forma que quien no las conoce o toma parte en ellas parece quedar cada vez más anticuado.

Pero, ¿para qué crear un sitio web propio si ya puedes publicar tu perfil, currículum, intereses, fotos y casi cualquier cosa que quieras comunicar en una combinación de Facebook, Linkedin, Twitter, Flickr, Slideshare, (por citar solo algunas de las más conocidas) y además interaccionar fácilmente con otras personas?

No es fácil contestar, pero a continuación tenéis algunas de las razones que planteamos en los diversos cursos que impartimos relacionados con la creación y publicación de páginas web así como en el Taller del uso de Internet en la búsqueda de empleo:

  • Primero, algo de perogrullo: no son incompatibles sino más bien complementarias. Se puede participar activamente en redes, ‘alimentar’ un blog y tener tu propia web. Todo forma parte de la marca personal que vas desarrollando en Internet.
  • Aunque pueda suponer un mayor esfuerzo de partida, su mantenimiento, si piensas bien el diseño inicial, consume muy poco tiempo: mantener actualizados tus datos o la información relevante que hayas incluido. Puede que sea un elemento más estático que un blog o una red social, pero por esa naturaleza, no parece abandonado si no lo modificas durante un tiempo.

  • Aun pudiendo publicar tu currículum (CV) en una red, no lo harás, casi con seguridad, con la misma flexibilidad ni con toda la información adicional que puedes incluir en una Web. Para alguien con poca o ninguna trayectoria profesional, muchas veces el CV es indiferenciable para un reclutador de otros cientos o miles más o menos iguales.  Está ‘mal visto’ que te salgas del guión de 1-2 páginas como mucho, y en ese espacio, muy pocos se pueden diferenciar si no han tenido puestos profesionales que hablen ya por si mismos.
  • El desarrollar una web demuestra mucho más sobre tu competencia tecnológica, tu capacidad de aprender y de realizar un proyecto que queda un poco fuera de tu ámbito y formación natural.
  • El diseñar un buen sitio web, no tanto en aspectos técnicos o gráficos avanzados, sino en organización y redacción de la información que incluyes, en cómo diferencias los distintos planos o niveles de detalle en diferentes páginas, cómo las distribuyes y las enlazas, cómo esa información es fácilmente accesible, clara y directa o si tiene un estilo propio, habla mucho del que la persona que la ha realizado. (Un ejemplo esquemático, que enseñamos a desarrollar en nuestro curso del editor KompoZer)
  • Además, para aquellos a los que el aspecto técnico les supone una gran barrera, hay disponibles servicios como Google Sites (donde hemos creado algún ejemplo de muestra) que aún basados en un formato plantilla, permiten cierta flexibilidad y resultados muy interesantes. (hablaremos de estos servicios en un post más adelante)

Bueno, quizás estas razones no te convenzan, pero al menos, esperamos haberte hecho reflexionar un poco y preguntarte si no sería interesante abordar un proyecto de ese tipo. ¿Crees que te podría ayudar?

Volver arriba