Saltear al contenido principal

Banner Curso Community Manager

Ejecución del Plan: el día a día del Community Manager

Como vimos en el anterior tema, la labor del CM vendrá guiada por las directrices y objetivos fijados en el Plan de Medios Sociales, y en concreto por la programación de acciones que se haya realizado para conseguir dichos objetivos.

Esto no significa que todo esté especificado en una plantilla de tiempos. Habrá acciones que estén programadas para fechas concretas, como por ejemplo poner en marcha una campaña promocional; otras serán más continuas y se extenderán durante todo el año (por ejemplo ir elaborando posts para nuestro Blog) y por supuesto, habrá actividades y tareas con las que no se contaba.

Todo ello conformará nuestro ‘día a día’, que deberemos ir organizando casi diariamente. Reservaremos tiempo para lo que ya estaba programado, pero deberemos ser ágiles en reorganizarnos si surgiera una urgencia o algo que requiera nuestra atención. (por ejemplo, un conato de ‘crisis’ por comentarios negativos).

Progamación diaria Community Manager
El Community Manager debe programarse las tareas diarias para poder llevar a cabo el Plan de objetivos que se haya marcado. Las redes sociales, blogs, Twitter, Youtube son una fuente inagotable de información, interacción (…y distracción!), pero nuestro tiempo es limitado. El CM debe ser un apasionado de las redes sociales, pero también recordar que sus acciones deben aportar valor a la compañía.
(imagen © Maxim_Kazmin – Fotolia.com)

¿En qué consistirá entonces nuestra labor cotidiana? No hay una patrón fijo evidentemente, pero vamos a intentar visualizarlo poniendo el ejemplo de una día cualquiera de trabajo:

  • Revisión de alertas: ésta es una labor que no tiene una hora concreta, pues dependerá de cuando las recibamos en nuestro correo o lector RSS.
    Podemos hacer una lectura rápida por encima a primera hora y si no vemos nada significativo podemos diferir su tratamiento a una hora donde gestionemos todas las alertas recibidas para optimizar tiempo.
    Si por el contrario, el impacto puede considerarse importante, conviene darle la máxima prioridad y gestionarla en ese momento, tanto si es muy positiva, para que seamos nosotros los que comuniquemos ese hecho a la compañía (o departamento correspondiente), como si es negativa, haciendo un análisis pormenorizado para ver los siguientes pasos a dar según vimos en el Plan de crisis.
  • Revisar el calendario del plan de medios sociales: comprobemos si hay alguna actividad prevista para fechas próximas. Si están implicadas otras áreas quizás sea conveniente mandar un recordatorio/check por email para que no haya retrasos de última hora. Si estamos involucrados en alguna acción en ese momento, destinarle el tiempo y prioridad que requiera para llevarla a cabo.
  • Dependiendo de nuestros ‘gustos’ y picos de actividad, a primera hora del día, puede ser un buen momento para elaborar algún contenido que luego podamos publicar. Lo que está claro es que debemos buscar el momento para esta tarea donde esperemos menos interrupciones. Quizás comenzar a escribir algún post o completar uno que se tenga preparado en borrador. También podemos adaptar artículos ya publicados para poder reutilizarlos en otros medios y por supuesto material generado por otras áreas dela compañía. ¿Tiene marketing algunas fotos o vídeos de la última convención de la empresa para subir a Flickr o Youtube? ¿alguna presentación para Slideshare?
  • En este sentido es recomendable ir anotando temas a lo largo del día que puedan ser de interés para una publicación futura. Registrar referencias, enlaces, incluir nuestras ideas, capturar alguna imagen que el autor permita su reutilización. Todo ello, nos irá creando una bolsa de ‘drafts’ (borradores), que luego nos facilitarán el preparar un artículo o una publicación en no mucho tiempo, manteniendo una cierta frecuencia de publicación continua. Escribir un post de unas 350 palabras no debe llevarnos mucho más de 1 hora.
  • Si publicamos algún artículo en nuestro blog o entrada en alguna red social, podemos lanzar algún tuit sobre ello, y quizá programar uno o dos más a lo largo del día.
    Para completar nuestra actividad diaria en Twitter, conviene como en el caso del blog, ir recopilando enlaces a páginas, artículos o noticias de interés que nos faciliten la planificación de publicaciones. Habrá algunos que necesitemos publicar con rapidez (nuestros posts, noticias o novedades importantes…) y en función de esa actividad, completar con nuestros ‘tuits de reserva’ para que haya una continuidad en nuestro timeline.
    Por supuesto debemos estar atentos a las interacciones con los usuarios, agradecer retuits, retuitear los que veamos interesantes según la serie de recomendaciones que ya dimos cuando tratamos esta red de microblogging.
  • Después llega el momento de repasar las principales redes sociales para analizar cómo han evolucionado. Comprobar y contestar si es necesario a los usuarios si hemos tenido comentarios y o menciones.
    Cada semana conviene hacer un pequeño análisis de tendencia: revisar el número de fans, seguidores e interacciones por si detectamos alguna caída o cambio significativo que debamos investigar más en detalle.
    También debemos estar atentos a las posibles sugerencias y estudiarlas. Según el volumen de feedback que recibamos puede bastar con darles forma y enviarlas puntualmente al departamento adecuado o ser aconsejable que tengamos establecido algún tipo de comunicación más formal (un informe periódico, una aplicación de registro de sugerencias en nuestra intranet…) que ayude a llevar un mejor control y seguimiento de este tema.
Ejemplo agenda diaria del Community manager
Ejemplo de Agenda de Community Manager. Para elaborarla nos puede bastar con una hoja de cáculo o herramientas como Todoist ó Google Calendar. Esta última es la que hemos utilizado para este ejemplo. También puedes obtener plantillas en sitios especializados en medios sociales como SocialMediaBlog

Como podemos ver, prácticamente estas acciones implican estar con un ojo en las propias tareas y con otro atento a los posibles comentarios o interacciones de los usuarios, por lo que hay CM que incluso prefieren trabajar con un par de pantallas, o con un equipo desktop y su portátil al lado.

  • La siguiente labor puede ser echar un vistazo a lo que está haciendo la competencia. Veremos si tienen nuevas campañas, publicaciones o novedades de cualquier tipo que debamos tener en cuenta. También revisar de qué están hablando sus usuarios en sus redes sociales.

Puede que toda esta actividad nos haya ya ocupado la mañana y sea el momento de cortar un rato para comer, aunque el horario de un CM puede ser muy ‘personal’ y no ajustarse necesariamente a una rutina ‘estándar’.

  • A la vuelta del descanso será buen momento para estudiar y conocer un poco mejor a nuestros principales seguidores, ver que publican, qué tipo de followers tiene a su vez, en qué horas se muestran más activos y tratar de establecer diálogo con ellos.
  • También deberíamos dedicar un rato a revisar lo que han publicado nuestros blogs favoritos en nuestro lector de feeds, donde los tengamos clasificados por categorías o temáticas. Entrar en aquellos artículos que nos llamen la atención para estar al tanto de novedades, tomar referencias, descubrir a su vez nuevos blogs a los que conviene seguir y aprovechar para realizar algunos comentarios que nos permitan mantener la conversación o iniciar nuevos contactos además de aportarnos una cierta visibilidad.
  • Antes de finalizar la jornada es el momento de revisar la agenda para el día siguiente y planificar un poco la jornada. ¿Alguna reunión prevista con marketing para preparar la próxima campaña? ¿Algún informe que debamos elaborar para la Dirección?
    Quizás nos debamos ir un poco antes porque haya algún evento offline al que queramos asistir. Nos puede servir para despejarnos, establecer nuevos contactos o ‘desvirtualizar’ algunos de los que ya tenemos en la red.
Volver arriba